El carcinoma ductal in situ (CDIS) es un tipo de cáncer de mama no invasor. Ductal significa que el cáncer comienza dentro de los conductos que transportan la leche materna generada en los lóbulos mamarios. Se denomina “no invasivo” debido a que no se propaga más allá de la membrana basal y fuera del conducto hacia tejidos mamarios cercanos. El CDIS no pone en peligro la vida, sin embargo debe ser tratado convenientemente ya que su persistencia es precursora de un carcinoma invasor. 



El conducto normal y el afectado por CDIS
El hallazgo de una CDIS se suele realizar  en los controles mamográficos periódicos. Su presencia suele manifestarse como microcalcificaciones irregulares y agrupadas de una manera determinada (ver figura). Es factible también hallar CDIS palpables, es decir como un nódulo que puede ser encontrado por la paciente en un autoexámen mamario. Ante este hallazgo, se suele indicar una punción biopsia para determinar la etiología de la imagen. Si se confirma un CDIS, se procede a realizar una intervención quirúrgica, la cual va a estar determinada de acuerdo a  la extensión y ubicación de las lesiones halladas. El tipo de tratamiento quirúrgico puede ser conservando la mama (conocida como cuadrantectomía o lumpectomía y es el más habitual en estos casos) o extrayéndola (mastectomía).

Microcalcificaciones por CDIS
En casos de CDIS no palpables y de expresión mamográfica únicamente, se realiza una extracción de la lesión dirigida por imágenes. Esta cirugía llamada biopsia radioquirúrgica, requiere el trabajo en equipo multidisciplinario entre el cirujano de mama y el especialista en imágenes, ya que la marcación previa de la lesión la realiza el imagenólogo con un mamógrafo que posee un sistema de coordenadas y coloca una aguja de marcación o arpón. Luego en cirugía, se realiza la extracción del área marcada y se envía lo extraído a mamografía para constatar la presencia de la lesión en lo extraído.
Las mujeres que se sometieron a cirugía con preservación de mama para CDIS sin terapia de radiación presentan alrededor de 25 a 30 % de riesgo de sufrir una recurrencia en el futuro. Incluir la terapia de radiación en el plan de tratamiento luego de una cirugía disminuye el riesgo de recurrencia a un 15 % aproximadamente. Si el cáncer de mama regresa luego de un tratamiento previo de CDIS, la recurrencia es no invasiva (CDIS nuevamente) cerca de la mitad de las veces, e invasiva la otra mitad. 
De acuerdo con la Sociedad Americana del Cáncer, cada año se diagnostican en los Estados Unidos alrededor de 60 000 casos de CDIS, lo que representa aproximadamente 1 de cada 5 nuevos casos de cáncer de mama. Esto puede darse posiblemente por dos situaciones: aumento en la expectativa de vida e incremento de controles mamográficos y de tecnología de los aparatos que realizan los estudios.